domingo, 22 de noviembre de 2009

Un cuento viejo que no es realmente un cuento



¡Zoraida, qué nombre de adulta para una niña tan menuda y flacucha!
Decirle que su nombre era árabe y que tenía un lindo significado no tenía sentido para ella. Lo único a lo que su nombre se le parecía era a la esposa del zorro de la caperucita roja y eso no la complacía para nada.
Zoraida… también podría ser la esposa del Zorro, el valiente enmascarado que veía en la tele. Ese sí le parecia mejor.
Era tan guapo el zorro.
Ella lo veía y sentía emoción.

Ella habla sola, mantiene una conversación con su posible zorro. Es como un ensayo, porque a veces le pasa que se queda muda cuando lo ve, no sabe qué decir, le tiemblan las piernas y le sudan las manos. Ella cree que eso es lo que llaman AMOR en la radionovela que escucha al mediodía.

Cuando piensa en eso, un monstruo se le despierta en el estómago. No son maripositas, efecto de los nervios, es un animal grande, horrendo que le produce un terremoto en la barriga.

¡AMOR!
Eso es peor que lo que le dice su mamá sobre el hecho de hablar sola por horas dando vueltas alrededor del recuadro del jardín. Le dice que los que hablan solos hablan con el diablo, ella se asusta un poco y le pide mentalmente a Dios que la proteja, que la cuide y que le aleje al diablo y sigue hablando más bajito para que el diablo no la escuche, sólo Dios sabe lo que dice mientras susurra una conversación ficticia con su Zorro.

Nunca ha entendido por qué le gusta tanto hablar sola. Quizá es porque nadie la comprende.

Total, el asunto aquí es que Zoraida está pensando que tiene AMOR por el zorro. ¿Cómo será besar al zorro y estar abrazada a él?

Sabe que es pequeña, pero que adentro tiene un amor de adulta. ¿Será culpa de ese bendito nombre que se empeñaron en ponerle antes de nacer?

Ella piensa hablarle y se pierde en esta imagen. Le dirá lo que tantos días ha planificado, está llena de duda y entonces se imagina cómo se siente estar en un aeropuerto y escuchar que la llamen por los parlantes a toda voz: ZORAIDA!!!!

Abre los ojos y qué desgracia! Su hermana la llama porque de la emoción de ver al zorro se orinó la cama que comparten.

No hay comentarios: